17 mayo 2008

la venganza de la Sra.White

Mi marido Ronnie White es gay. Esto reza la pintada que desde hace unas semanas veo en un muro de la zona de L’Albir, a L’Alfàs del Pi (Alacant). Otra hay con el mismo texto unos tres kilometros en direcció al pueblo, por lo que sospecho que el susodicho Sr.White y la que debe ser su esposa y, autora de la obra de arte, viven en esta zona, de hecho una colonia bastante importante de ingleses y noruegos vive por aquí.
A mi tal sentencia grafitera me ha hecho mucha gracia ( a su señora ya veo que no), por lo de humano del asunto. Me explico, eso de la venganza en manos de quien se siente ofendido, maltratado, vejado, vilipendiado, y demás agresiones físicas y psíquicas acabadas en ido y ado, es ley de vida.

La Señora White seguramente era un a mujer felizmente casada, hasta que le llegó alguna noticia desconcertante para ella. O tal vez no estaba tan feliz y sospechaba de la causa de su infelicidad. Lo que está claro es que el señor White no fue lo suficientemente cortés, leal, o legal con ella. Y ella ha decidio vengarse.
Una venganza , no me digan ustedes que no, creativa, inteligente si me lo permiten, y con cierto toque de humor inglés. Más de un vecino de la zona seguro que conoce a este matrimonio y al señor White no creo que le haga mucha gracia que los demás se enteren de su condición sexual porque sale publicado en una pared de la via pública más transitadas de la zona.
Permítanme reirle la gracia a su señora , pero ya ven la venganza continuan siendo uno de los motores que mueve la condición humana. Imagino a esta señora: primero la rabieta de saberse abandonada , y de saberse engañada, y segundo, me sorprende ver después que ha tenido la suficiente fuerza y sangre fría como para idear este plan. ¿Cómo se le ocurrió pensar que el grafitti urbano era el castigo ideal, el derecho al pataleo, el lavado en público de la ropa sucia que tanto nos gusta?. Antiguamente se ajusticiaba a los reos en la plazas públicas, eso se llamaba someterlos a escarnio público. Pues esto es más de lo mismo, unos siglos después.