26 mayo 2008

Cactus primaveral


Ya es primavera en mi terraza. Tarde, cronológicamente hablando, pero a tiempo para acompañar mi estado de ánimo, tan primaveral cuando ya mayo se descuenta en el calendario. Y es que a pesar de todo, estoy de muy buen rollo. La primera señal florida , de mis plantas y también de mi buen feeling, de mi good mood (ya veis prosperando con mis clases de ingles) , me la ha dado este cactus, que desde que lo tengo todavía no había echado flores. Esta lindo que dirían los argentinos. No sé cómo hay gente a la que no le gustan los cactus ( mi madre por ejemplo, y lo seguidores del Feng Shui) , yo los encuentro especialmente bonitos, por no hablar de agradecidos. Apenas necesitan cuidados, son buenos sufridores, y a cambio te ofrecen flores donde antes solo había espinas. Si se pudiera traducir un cactus al genero humano sería la primera en encargar uno de estos especimenes.
Y ahora que recuerdo, a este mismo cactus el año pasado le mordió un perro (desde aquí un saludo a Ari que supo ver que la susodicha planta valía la pena y le pego un bocado), pues observo que la herida ha cicatrizado, y no se nota nada. Se ha regenerado como las estrellas de mar. Ya veis todo es positivo en los cactus. Incluso hay quien dice que es bueno poner uno al lado del ordenador para que absorba las ondas magnéticas o algo por el estilo. Todo son ventajas. Las orquídeas, sin embargo, son muchísimo más complicadas y efímeras. Pero también me gustan. Y no tengo ninguna.