02 abril 2008

Un cuento para hoy


Hoy es el Día internacional del libro infantil y me he acordado de mis primeras lecturas. Sobretodo me viene a la mente la imagen de la estantería que había en mi habitación. Una estantería blanca donde sólo había cuentos, dos “Jesusitos” , y algún “angelito” manco , o tal vez cojo. (¡Cuanto dinero perdido en regalos de comunión!!!) Me acuerdo de la colección de Walt Disney con todos los clásicos, y de un libro grande de Pinocchio que en vez de dibujos llevaba fotografias de la película (años más tarde me percaté que la Hada que sale era Gina Lollobrigida) y que a mi hermana Rosa y a mi nos daba mucho miedo. Después , ya con más años, aparecieron Los Hollister y Los Cinco ( toda la generación de niños de los 60 y 70 los hemos leido, ¿A qué si? ). Estos libros ya eran de verdad, quiero decir con páginas enteras de letras y sin apenas dibujos. Y luego apareció la primera literatura : La isla del tesoro de Steveson, El libro de las tierras vírgenes de Kipling, Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain y todos esos libros que se iban leyendo a la vez que los tebeos de Mortadelo Y Filemón, La 13 Rue del Percebe y Esther y su mundo.
Los cuentos y los primeros libros son el entrenamiento perfecto para hacer del hábito de leer un placer adulto como dice la publicidad del chocolate Valor. Y supongo que para el escritor no son un género menor, como algunos piensan, por eso muchos escritores no dejan de escribir cuentos de vez en cuando , aunque escriban habitualmente novela. Leyendo “Una mujer difícil “ de John Irving me encontré un cuento , “El ruido que hace alguien cuando no quiere hacer ruido”. Me hubiera gustado transcribirlo pero no lo he encontrado . Sé que Irving lo editó después como cuento individual, si algún día doy con él lo colgaré aquí.
Ahora, como he vuelto otra vez a los cuentos ( deber y placer de tía que ve como por fin los sobrinos le hacen caso con sólo decir ¿quieres que te cuente un cuento? ) me doy cuenta de lo importante que es la lectura en los primeros años de nuestras vidas. Una iniciación que años más tarde, y en mi caso, se ha convertido en pasión. Sólo pensar que a cada día le puedo robar un ratito para leer, como diria el Rey, me llena de honda satisfacción. Y fueron felices y comieron perdices...

2 comentarios :

Anónimo dijo...

FALLERETA DEL 73.(boro diu)
T'has oblidat de:
MONSTERS.
EL VIBORA.
COMIX TOTEM.
PLAY BOY: MILO MANARA.
EL PERFUME DEL INVISIBLE. BLANCANIEVES Y LOS 7 ENANOS VICIOSOS.
EL PÉNDULO.
Aço tambe era lectura juvenil...
besets.

sita dijo...

Sita mía, no sólo a tu hermana Rosa le daba miedo ese libro, a mí también, recuerda que esa habitación, esa estantería, y esos libros también han acompañado mi niñez!!Que recuerdos, y eso que no fué hace tanto, jejee!!!