13 abril 2008

Un chino “made in China”

Tengo unos amigos que me habían insistido en ir a un restaurante chino que hay en Alicante, que nada tiene que ver con los rollitos de primavera. Tanto insistieron que me despertaron la curiosidad y ayer por fin fuimos a cenar.
El susodicho está en la plaza de Galicia, nº 2, sin nombre y sin ningún tipo de cartel o luminoso que diga que aquello es un restaurante. A primera vista jamás hubiera entrado, menos aún cuando se trata de comer. Es un restaurante con paredes desnudas y cuatro halógenos de diseño dudoso. En una columna hay un folio pegado donde se supone que está escrito las especialidades de la casa, pero claro lo único que acertamos a entender son los precios y el símbolo del euro. Hay sólo cuatro o cinco mesas, sólo una con occidentales, el resto de parroquianos todos son orientales. La horizontalidad de sus ojos es tal vez una de las pocas diferencias a primera vista, si cierras los ojos y escuchas , os aseguro que son igual de ruidosos que los españoles.
No nos dan ningún tipo de carta, es más nos advierten que allí no hay menú (deben pensar que nos hemos despistado y queríamos ir al Li Du, el chino más popular de Alicante, que está a pocos metros) Insistimos y preguntamos que pueden ofrecernos. La chica que nos atiende debe ser la que más español habla, pero el vocabulario es reducido : alós, telnera, tallalines… Nada de rollito de primavera, pato laqueado, cerdo agridulce… En el mostrador frigoríco , al entrar , hemos visto navajas, berberechos y pescado (todo con buena pinta), así que pedimos , acompañados de señas, navajas, tallarines, ternera, pescado y verdura, así sin saber nada más de los platos.
Nos traen las cervezas chinas, más suaves que las nuestras, y a continuación no tardan en servir las viandas escogidas. Lo que menos me entusiasmo , la ternera, muy seca y de aspecto parecido a la mojama.. El resto muy bueno todo. Lo mejor , las navajas, hechas al vapor con zanahoria y apio en juliana, también los tallarines con brotes de soja, las bolsitas de pasta con verdura, y un plato de lo que suponemos son acelgas cortadas y rehogadas con ajitos.
Aparte del efecto sorpresa de no saber muy bien lo que te van a traer, también tuvimos algún inconveniente en el lenguaje,en alguna palabra como servilleta hubo que recurrir al lenguaje gestual.
Todo es bastante auténtico, no solo la comida. Un televisor en una esquina del local sintoniza un canal chino donde una especia de Sábado Noche presenta a un Bisbal de ojos rasgados que se desgallita . Al momento zapean y conectan con un partido de fútbol de la Liga española. ( nunca me deja de sorprender la fuerza globalizadora de este deporte). Eso sí, el que zapea es un hombre. La mujer, mientras , saca comida del arcón congelador que hay cerca de nosotros. Saca dos pollos o patos congelados, debidamente precintados o envasado en plástico, y los deja en el suelo, de tal manera, que si no llegamos a estar allí presentes, los hubiera colado en la puerta de la cocina de una certera patada. Seguramente en las cocinas españolas hacen los mismo , pero nunca lo harían de cara al público. Aquí da la sensación que estás en un comedor de una casa particular. Si no vuelvo a escribir en este blog , que Sanidad inspeccione el local.
P.D. es broma, está todo buenísimo.

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Después te extrañas de coger intoxicaciones y cagaleras. Moixameta

Txema Rico dijo...

Pilareta, Pilareta... no podía imaginar eso de tí... una firme candidata a "serda" no puede poner tan bajo el listón... en fin...
TARJETA AMARILLA!!!!!

tu sita dijo...

Lo que tiene que leer una después de mucho tiempo!! Estoy muy de acuerdo con nuestra hermana moixameta. Pero...una observación, es muy dudoso el que no haya ninguna foto de esa cena...¿será ciencia-ficción causada por una de tus fiebres actuales?