10 marzo 2014

TORRIJAS : ¿las prefieres saladas o dulces?




En cuestión de manjares y de abrir la boca, no comulgo con nadie. Quiero esto decir que sea Cuaresma o no, sea católica o no, no le hago un feo a unas torrijas. Y ahora mismo es época de torrijas. Si, esos dulces de palabra antigua y sabor ancestral. De reminiscencia a infancia en casa de la iaia un sábado por la tarde, mojando las torrijas en un plato con azúcar. Bufff. 

La torrija es un dulce humilde, de cuando hasta se le sacaba partido a los trozos de pan duro. Poco más llevan...: leche, huevo y canela.

Hoy en día le han lavado la cara a la torrija y hay torrijas bañadas en natillas o en vino, o caramelizadas, o con el pan de chocolate, etc. 

Pero realmente lo que me ha sorprendido es que ya hay torrijas saladas. Viene a ser una versión de la dulce, pero cambiando el líquido en el que mojas el pan. Hay quien hace un sofrito de ajos, cebolla y almendras y le añade luego vino blanco. Mojas el pan para que se empape y lo fríes en aceite de oliva, después de pasarlo por huevo. También hay quien moja el pan en gazpacho. Supongo que habrá versiones varias si buscáis en Internet. 

Y si sois buenos cocineros en torrijas, el 31 de marzo se celebra el Concurso Nacional de Torrijas en León. 
!Que aproveche!


2 comentarios :

Laura T. Marcel dijo...

Nena, això són bombes calòriques, en dolç o en salat! Jo crec que només de llegir-ho ja engreixa! Ummm tot el que és bo engreixa!

Pilar Llorca dijo...

Siii, la foto ja fa suar! Uns segons en la boca i tota la vida al cul. Que anem a fer! Sense plaer no hi ha vida!Besets.