04 marzo 2014

Las galletas "spéculoos". De moda a la hora del café.

Como buena golosa que soy no podía dejar de escribir sobre unas galletas que son reminiscencia de mi infancia (que "proustiano" me ha quedado esto), y que ahora están de moda en todas las cafeterías y en muchas meriendas, y que muchos habéis descubierto también en unas Navidades últimamente cada vez más "escandinavas" (no sé si la culpa será de Ikea).


Os hablo de esas galletitas que ponen en la taza del café envueltas en una bolsita en muchas cafeterías, con un sabor especial entre la canela y el caramelo. Tan buenas, que más de uno se pedirá el café sólo por  comerse la galleta. Yo las conocía como galletas belgas, porque de pequeña unos amigos de mis padres de la ciudad de Ostende, venían a Benidorm a pasar una larga temporada en invierno, y todos los años nos regalaban paquetes de estas deliciosas galletas. 


Tienen su origen en Bélgica, Holanda, y también el norte de Francia y la Renania alemana, y su nombre es Spéculoos o Spéculaas. Un nombre tan particular que me ha costado encontrar el origen, que tampoco está tan claro.

Según se explica, el nombre de estas galletas podría provenir del obispo (speculator en latín) San Nicolás, antiguamente símbolo de estas galletas ya que los pasteleros las elaboraban con motivo de la fiesta de San Nicolás. San Nicolás (Sinterklaas) "observa" el comportamiento de los niños (por eso los regalos) y la palabra en latín para el observador es... speculator. Otros dicen que el  nombre se debe a la palabra en latín speculum (espejo), ya que el molde con que se hace lleva un relieve que "imprime" en la masa una imagen invertida (precisamente como los espejos). Curioso, ¿verdad?

El secreto de las galletas está en la combinación de especias. Llevan ocho partes de canela, dos de nuez moscada, dos de clavo, una de jengibre en polvo, una de cardamomo y una de pimienta blanca. Deliciosas.






3 comentarios :

Sita dijo...

BUfff, Sita mía, deliciosas no,lo siguiente. Qué recuerdos, sobre todo de la Super Galleta en forma de Papá Noel...inolvidable.

Carolina Sellés Millá dijo...

Tengo que reconocer que a mí de estas galletas me gusta mucho el olor, el aroma pero no son mis favoritas. A mí me requetechiflan 'els panellets', y te lo digo porque aquí en Roma he encontrado muchas panaderías donde también se hacen. Investigaré y compartiré mis indagaciones con una golosa como tú. Cio bella!

Pilar Llorca dijo...

Panellets! Que buenos! Yo amenazo con un próximo post sobre torrijas cuando llegue el tiempo adecuado. Ummm