12 octubre 2006

Cuaderno patagónico VI

Empieza nuestra octava jornada con una relinda mañana.Perfecta para el trekking del cañadón del río Pinturas. Al final de la ruta nos encontramos con las pinturas rupestres de la CUeva de las Manos. Tiene 3900 años de antiguedad y son Patrimonio de la Humanidad. Tan bien conservadas que nos han hecho sospechar, pero al ver que eran patrimonio, deben ser verdad.
Dormimos en la estancia Menelik, tiene unos diez millones de metros cuadrados, y parece una base para cientificos de la antartida , o algo así. Las estancias son como grandes fincas dentro de los parques nacionales, y solo pueden explotarse turisticamente o cientificamente. Los animales solo estan permitidos para uso particular y hay muchas restricciones.Podeis imaginar la sensación de aislamiento y soledad que hay en estos parajes.
Estamos en terrero tehuelche.La mitologia de este pueblo da explicación a toda la naturleza. Tenemos la suerte de que la guia argentina, Paula, (que a mis amigos solteros les hubiera encandilado)sabe contar todas esas historias que hacen del camino una "copada".
Estamos ya en plena estepa. El cambio es muy brusco, pero el paisaje te vuelve a dejar sorprendido. Han desaparecido los arboles y los arbustos, y las hierbas crecen segun las peina el viento patagónico, que debe producir adicción porque molesta cuando pega fuerte, pero tambioén te hace sentir vivo.
A la mañana siguietne tenemos otra buena caminata por el parque nacional Perito Moreno, uno de los más bellos y menos visitados ( solo 1200 turistas el año pasado). Estamos fuera de la ruta de viajes Marsan y El Corte Inglés, debe ser eso. A estas alturas de estos cuadernos hay que hacer una aclaración. Yo pensaba que el Perito Moreno era un glaciar que lleva ese nombre y punto. Pero en Argentina hay muchas cosas y lugares con este nombre. Perito Moreno era un perito en límites, profesión de lo más romántica, no es sierto? El era Francisco Moreno, el encargado por el gobierno de poner limites entre Argentina y Chile allá a finales del XIX. Le pagaron contierras y decidio donarlas al pueblo siempre que se hicieran cone ellas reservas naturales nacionales. Y hoy continuan igual.
Bien, pues hoy hemos estado paseando por el parque que lleva su nombre, y hemos visto los guanacos (un camelido), los cauquenes (gansos), los cholques (de la familia del avestruz) y centenares de conejos que se cruzan continuamente por nuestro camino.
La vegetación es un continuo manto de matas achaparradas y redondas que aguantan minimas de 25 grados bajo cero. La estepa es pura supervivencia.

3 comentarios :

Anónimo dijo...

com sempre! aconsegueix accedir al puto blog amb 15 dies de retard! Ha valgut la pena, via oral és impossible m'hagueres fet eixes descripcions tan xules!i no pq no t'avorriràs de vore'm per dins de ta casa. Continuem instalats!

Lluís Rg dijo...

Ja has caçat una foca o un "foco" patagònic? molts records de tots... no te pita la oïda? estem malparlant de tu... tenim gelosia del teu viatge: passa-ho molt bé.

Anónimo dijo...

Pi! M'encissa aquesta riquesa de vocabulari. Podries treballar-lo molt eh!
Mercie i una vegada mes capulla!