15 octubre 2006

Cuaderno patagónico IX

Llegó el día. El primer trekking serio. Nueve horas para llegar a la Laguna de los Tres,la mejor vista de la cima del Fitz Roy. Pero al final se han quedado en seis. La nieve imposibilita llegar más arriba y decidimos cambiar de sendero. A cambio, hemos tenido el privilegio de ver desprenderse un buen trozo de hielo del glaciar Piedras Blancas. Primero oyes una especie de trueno, y luego ves la caida del hielo. Espectacular. Es la recompensa a no poder ver hoy el cerro Torres y el Fitz Roy. Está muy nublado, una de las caracteristicas principales de El Chalten. Otra sorpresa del dia fue oir como llega el viento. Nunca me lo hubiera planteado. El viento en España sopla y ya está. Aqui lo oyes, sientes como avanza por el bosque, y cuando te alcanza te traspasa hasta los huesos. Alucinante. Aqui arriba puede llegar a soplar hasta 200 km/h. Vemos como levanta hasta la capa de agua de la laguna Capri.
Hoy hemos tenido la primera señal de la presencia de un puma. No debe andar muy lejos. Seguro que el nos está viendo. Gracias a Pablo, el guia del parque, hemos visto su caca y se puede ver como ha desayunado conejo. Se ven los huesos y la bola de pelo. Increible. Sencillo como la vida misma, pero no dejo de sorprenderme.