10 abril 2014

Cuando el cine es arte, con su trampa y su cartón: El gran hotel Budapest

Voy a ver El Gran Hotel Budapest todavía con el recuerdo fresco de Moonrise Kingdom (2012). Y confirmo que no me he equivocado. Vuelvo a tropezarme en la gran pantalla con otra genialidad del "rarito" de Wes Anderson.  
Abre la película con una introducción de cuento, sin dejar lugar a duda de qué es lo que vamos a ver. Se ve toda la trampa y el cartón. Un encantador cuento con sus dosis de ternura, sofisticación, ironía y hasta mala leche. El cine como antiguamente, sin efectos especiales, pero lleno de trucos, con la imagen hecha herramienta: maquetas, trucajes fotográficos, el tratamiento exquisito del color, el montaje de vértigo, y hasta un formato 4:3 que ya no se lleva.

100 minutos de duración amor por el cine como arte, con un poderío visual tremendo y con un ritmo narrativo que no deja respiro.



Qué vamos a ver



La historia es un cuento de entreguerras donde hay traiciones, amores, crímenes, fugas, y hasta un ejercito de las ZZ. Todo alrededor de la historia centenaria de un gran hotel y de su protagonista, 
Gustave H. , protagonizado por un genial Ralph Fiennes, el estricto y soberbio conserje del lujoso hotel. Un hombre de modales impecables con una máximas: el cliente es lo primero. Y si es clienta, mejor.  Una de ellas, fallece en extrañas circunstancias y le deja en herencia un valioso cuadro renacentista. Un testamento que le convertirá en el gran enemigo de la familia de la finada, que le acusa de ser su asesino. Acompañado por Zero, el nuevo mozo del hotel al que da vida Tony Revolori, Gustave emprenderá una disparatada odisea para limpiar su nombre y hacer cumplir la última voluntad de la finada.


Un reparto coral y de lujo

Además del magistral Fiennes (El paciente inglés) y el joven Revolori, la imponente plantilla del hotel la compone un reparto coral con nombres como los de Bill Murray, Jude Law, Willem Dafoe, Tilda Swinton, Harvey Keitel, Edward Norton, Adrien Brody y, por fin, que es muy caro de ver,  Jeff Goldblum (La Mosca)

La película más Wes Anderson de Wes Anderson viene precedida por el Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín. Y nos confirma el estilo inconfundible, la marca de un director a seguir.

3 comentarios :

dapazzi dijo...

UNA MERDA DE PELICULA,
UN POC MÉS I M'AGAFA ALGO..
ESTIGUEREM A PUNT D'EXIR-SEN.
MUUUUUUUUUA.

dapazzi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pilar Llorca dijo...

Ohh. Una llastima. A mi em va agradar molt. Para gustos colores.;
Es una peli molt diferent per al gran públic, has de saber qué es el que vas a trobarte.