20 junio 2010

Las vuvuzelas


En esto del vocabulario también hay modas. Esto me viene a la cabeza por el chisme sonoro que nos ha traído el mundial de fútbol, las dichosas vuvuzelas. Yo no se vosotros, pero yo jamás había oído la palabrita. Vuvuzelas.
Hay palabras que no existen hasta que los medios de comunicación no las rescatan del diccionario, o las incorporan. Y suele pasar que nos las meten hasta en la sopa. Son muchos vocablos que iban por la lengua castellana sin pena ni gloria, cuando de repente un buen dia, zas, saltan a la palestra. O provienen de otra lengua y las hacemos nuestras por imitación. ¿Os acordáis de la tragedia del Prestige ? Aquello nos trajo el chapapote, hasta ese fatídico día muy pocos sabían de su existencia. También me acuerdo de un adjetivo que no dejó de repetirse con la elección del nuevo papa de Roma. Purpurado. Este adjetivo se coló entre nosotros utilizado como sinónimo de cardenal y todos los medios abusaron de él hasta la saciedad. También hace años nadie sabia muy bien que era una patera, hasta que empezaron a llegar y hubo que bautizarlas.
Ahora les toca el turno a lo que yo pensaba era una simple trompeta de plástico. Y resulta que no, que es una vuvuzela.
Pues creo que vamos a tener vuvuzelas hasta en la sopa, sino echar un vistazo a la prensa de estos días. La verdad es que la palabrita da para mucho juego, un instrumento de sonido infernal se presta para mucho, más en los tiempos que corren, con un ambiente caldeado como en un estadio, aunque las gradas sean los escaños, y las vuvuzelas los pajarracos que de vez en cuando pasan por allí para justificar el sueldo.

2 comentarios :

dapazzi dijo...

Pi, tu siempre serás nuestra CAMARLENGA, Ja,ja,ja,ja.

Madalina S dijo...

http://strop-de-vis.blogspot.com/