10 junio 2010

Cervezas para un suicida

Aquellos días de vino y rosas pasaron. Y ahora con el ánimo secuestrado y la esperanza remendada, casi me cuesta dar un simple paso. Entre trompicones me encuentro al gato que me ronronea, imperioso de una caricia redentora. Y yo, que me he levantado con el semblante de un caballero suicida, le disparó un puntapié y lo mando a la cocina. En las próximas horas no sabré de él. Aprovecho para nutrir mi ansiedad de soledad castigadora. Soledad para reflexionar sobre los porqués obviados, las razones aleatorias y las lagrimas no enjugadas. Soledad para premiar mi espíritu de pseudo-Robin Hood insolente y estafador.
Pero la soledad, que es lista como ella sola, no quiere darme el gusto y oigo que llaman a la puerta. Abro y son ellos. Los hermanos mormones quieren consolar mis penas. Les hago pasar y les invito a unas cervezas. No beben, pero yo insisto.

7 comentarios :

Anónimo dijo...

Redéu... està molt ben escrit això... te cride la setmana q ve i xarrem. L.R

Anónimo dijo...

Redéu... està molt ben escrit això... te cride la setmana q ve i xarrem. L.R

Anónimo dijo...

Redéu... està molt ben escrit això... te cride la setmana q ve i xarrem. L.R

Anónimo dijo...

Redéu... està molt ben escrit això... te cride la setmana q ve i xarrem. L.R

Anónimo dijo...

Això és per a combatre la soledat... q no m'entrava el comentari... jejejeje

Pilar Llorca dijo...

ja,ja, ja ..jo dic: si que li ha agradat si....je,je

dapazzi dijo...

Pilar, que?, PASSA DEL PES.
VOLS SER LA VEU DE LA MEUA CONCIENCIA? SEGURAMENT EL VIATGE AGUERA TINGUT QUE SER A PEU.(per equilibrar).
EIXE D'AHI SI QUE ES PESAT, NO PARA DE REPETIR-SE.