15 septiembre 2008

El desierto del Namib

Noveno día de viaje y entramos al Parque Nacional Namib – Naukluft. El paisaje es brutalmente atractivo. Es como ver un mar de hierba seca agitada por el viento, al fondo formaciones rocosas alargadas y de baja altura, y de vez en cuando salpicando este tapiz, motas verdes (acacias) y pequeños brochazos blancos , negros y marrones (las rayas de los saltarines springboks).
Por la tarde subimos a la duna Elim. Es una duna estrella (su forma vista desde arriba), es más rara que la mayoría que suelen ser lineales o de media luna.



Aquí estamos en pleno desierto del Namib, el más antiguo del planeta, con las dunas más altas del mundo. Esta arena tiene más de 80 millones de años de historia. Empezamos a subir, es duro, requiere técnica y mucha paciencia. Elim es de las dunas que cuando piensas que ya estas en la cima, aparece una nueva pendiente mayor. Al caer el sol bajamos la duna corriendo por la pared mas vertical. Al principio da un poco de vértigo por la altura y la pendiente, pero echas a correr con los pies haciendo un poco de cuña y es una pasada. Ves la arena como se desprende tras tu pisada y como fluye hacia abajo como si fuera líquido. Nunca la “nada” ha sido tan bella. Como dice un proverbio namibio : "Dios creó los paises con agua para que el hombre pudiera vivir en ellos, los desiertos para que el hombre pudiera encontrar su alma".



Esta noche dormimos acampados dentro del parque nacional, y lo de dormir es un decir porque sobre la una ha empezado lo que pensábamos era una tormenta de arena. A la mañana siguente nos han dicho que no, que no ha llegado a ser tormenta, pero el espectáculo ha sido total. El viento azotaba muy fuerte y toda la arena estaba en suspensión en el aire. Tenemos arena hasta en el cerebelo.



Tras esta nochecita nos dirigimos hacia Sossusvlei (el punto sin retorno hacia el corazón del desierto, el lugar enorme donde todo desaparece, en la lengua de la tribu nama). Por la carretera nos encontramos con la típica señal de tráfico triangular con un letrero que te avisa del peligro de SAND. Y es lo que encontramos, un valle de dunas de hasta 350 metros. Vemos amanecer desde la duna 45. Nos hemos levantado a las 5.15 para poder ser de los primeros y pisar la duna virgen. La arena a estas horas esta fría, y si no se ha pisado no te hundes tanto. Aquí no es que haya mucho turismo (seremos 5 o 6 vehículos) y si has dormido fuera del PN no te da tiempo a llegar y ver amanecer. Despues de desayunar a pie de duna nos vamos a ver de cerca la fauna y flora del desierto.

A primera vista solo ves arena, pero es increíble la vida que hay aquí. Lo primero que vemos son escarabajos, hemos visto cinco diferentes (uno fabrica su propia crema solar) pero hay más de 200 clases. Son el Fernando Alonso del desierto, hacen 4 km en una hora. También hay muchas lagartijas, todas preciosas y diferentes. Se esconden en la arena, pero muy en la superficie, y como se quedan quietas es fácil cogerlas. La guia que llevamos es Yuri, una japonesa que se enamoró del país hace 10 años y aquí se quedó. Ella también es un espectáculo, habla en spanglish onomatopéyico y repite todas las palabras : taka taka, morto morto, siesta siesta. Nos explica que en el desierto todo te dice algo : y así es, nos enseña sobre la arena un circulo bastante compacto, es pipi de kudu hembra, y te explica como se reconoce. También sopla sobre la arena y nos descubre la entrada a un nido de arañas. Debería de ficharla el ministerio de educación de Namibia.

Por la tarde paseamos por el Cañón de Sesriem ( 6 riendas) , esa era la medida de las cuerdas que había que utilizar para llegar a alcanzar el agua del río. Nos cuentan la historia de dos geólogos alemanes que se escondieron aquí dos años para no ser reclutados en la II GM.



(Este es un país con solo 17 años de vida. Durante la época colonial, entre finales del siglo XIX y principios del XX, los alemanes ocuparon su actual territorio. En 1904 y 05 hubo dos grandes rebeliones reprimidas por el ejército germano, que se quedo con todo. Tras la I GM, los alemanes cedieron el territorio, que pasó a ser provincia de Sudáfrica, hasta que una resolución de la ONU en 1990 independiza el país. )

Después de una parada técnica en el pequeño poblado de Serenity (20 habitantes, correos y un bar) llegamos al camp site de Yuri, fuera ya del parque, Esta noche a la hora de la cena hemos montado una sorpresa a la crew. Nos hemos enterado que Mugabe (el presidente de Zimbabue) ha tenido que ceder a la oposición el puesto de primer ministro. Es un gran paso para la democracia en este pais y Harmony (conductor) , Philany (auxiliar) y Nyianga (cooker) son de Zimbabue, y estan super-ilusionados con la noticia.

Después una partida de cartas y al saco. Y a media noche me vuelven a despertar las histéricas risas de las hienas.



A la mañana siguiente nos dirigimos hacia el cabo Cross a ver la colonia de leones marinos más grande de Africa. Al llegar el fuerte olor ya te avisa. Todo este trozo de costa esta lleno, la población total oscila entre los 150 y 160 individuos. es espectacular, hay crias pequeñas y focas de hasta 300 kilos.

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Acabamos de llegar (el viaje ha sido una pasada) pero enseguida he entrado para ver como llevas el tuyo. Me alegra que estés disfrutando y que nos lo hagas vivir, cuando has contado lo de Yurí me ha parecido estar viéndola contar lo de los escarabajos y de regreso subida en el capot del todoterreno.
Espero tu próxima crónica para revivir las experiencias pasadas. Besos seronovesientas.

Anónimo dijo...

pi, olor a que?.

german dijo...

i quan tornes? ;)