19 junio 2011

Mi experiencia con el feng shui

Algunos amigos que conocen la historia que voy a contar me han pedido que la escriba. Unos se habrán reído, otros han reafirmado la opinión que tenían de mi, y espero que los que menos me hayan tachado de loca.
Hace un par de años yo creía estar pasando una mala racha (siempre pensamos que estamos en lo peor y lo peor siempre está por llegar) y me hablaron del Feng Shui, y todo ese rollo del re-equilibrio de las energías en tu propia casa. De las virtudes que eso podía tener sobre mi salud, bienestar emocional, trabajo, etc,… vamos que el Feng Shui poco más que iba a arreglarme la vida. Me debieron coger con el animo débil, y como la que me lo ofrecía era una amiga, acepté el reto. Me dibujaron un plano de casa y estudiaron todo eso que hay que saber para colocar determinadas piedras semi-preciosas o minerales en determinados puntos de la casa. Porque eso era exactamente lo que iba equilibrar mi vida, unas cuantas piedras, que todo hay que decirlo, para escarnio público de la que escribe, me costaron la friolera de 200 euros.
Así que a partir de ese momento yo tenia una obsidiana de casi dos kilos en mi estudio para “estimular la inteligencia y la inspiración”, un cuarzo rosa en la cocina, un kilo de amatista en el cuarto de baño, y otras muchas más que no me acuerdo ni como se llamaban, ni el objetico de cada una de ellas. Mucho más tarde pensé en lo que habrán imaginado los amigos masculinos que han pasado por casa al ver el pedazo de pedrusco en el bidé.
A todo esto, no solo había que tener los minerales de marras repartidos por mis escasos y recogiditos 60 metros cuadrados de dominios, sino que cada luna nueva o llena, (que ya no me acuerdo y creo que nunca lo tuve claro) había que sacar toda la colección de pisapapeles a la terraza , lavarlas con agua y dejarlas secar a la luz de la luna. Así que después de unas cuantas lunas, los problemas eran los mismos y yo me fui olvidado de la tarea . Hasta que aquella mala época fue a peor, pero a peor ,peor. Así que otra amiga me aconsejó deshacerme de ellas. Parece ser que si tú no les prestas atención, ellas se vuelven en tu contra o algo así. Pero quien me manda a mi, con lo incrédula y pragmática que soy, meterme en estos berenjenales.
Pero la historia no acaba aquí. Resulta que no poda meterlas en una bolsa y deshacerme del cuerpo del delito. Nooo. No era tan fácil. Tenia que enterrarlas. Así que ahí me ves, todos los días, a las 5.30 de la mañana (entonces ese era mi turno) , camino del trabajo, enterrando una piedra cada día en uno de los maceteros que hay en la alicantina Avenida de Maissonave. Cada día una piedra hasta hacer desaparecer la docena . Ahora cada vez que paso me entra la risa y pienso en la sorpresa de más de un jardinero, porque por supuesto estaban solo medio enterradas, que a esas horas de la mañana tampoco iba a ir con pico y pala.
Pero bueno, lo importante es que mi vida ha ido a mejor. Así que la moraleja del cuento es que para piedras me quedo con los cantos rodados de la playa de l’Albir.

5 comentarios :

may be dijo...

jajjaaaa!!!!!!
no sé si lo que me intriga más es si tu mala racha hubiera sido mucho mayor sin piedras o que las piedras se hayan enfadado por no lavarlas.
Jo, que miedo!!

Anónimo dijo...

CARMEN diu…

Ja! Ja! Ja! Esta molt be després d’una experiencia, poder contar-ho amb relax i humor. Pero el titol del post, no es el correcte, perque EXPERIENCIA amb el Feng shui NO has tingut. Perque lo que et van aconsellar es queda molt, pero que molt lluny d’un estudi de feng shui.
Eixa es la llàstima de moltes terapies, (que no dic que estiguen mal) pero que no poden utilitzar un nom per vendre’t algo que realment no ho es.

I després, com a informacio, et dic; que no hi res exterior, pero res, que com a CAUSA et puga cambiar la vida. La causa de cualsevol canvi en la teua vida, sempre esta en TÚ. Ara bé, sempre hi ha CONDICIONANTS, uns en mes força que altres, pero son condicionants no causa.

Pilar Llorca dijo...

I els convidats de l'any passat, que van ser una causa o un condicionant?

Txema Rico dijo...

Mare meua Pilareta.Tú saps la de dinars i cervesses que t'hauries fet amb eixos 200 euracos?

Anónimo dijo...

O de la Playa de los Muertos...