24 noviembre 2009

Es culpa de la fiebre

Ya estoy aquí. Entre la gripe, A o Z, que todavía no lo sé, el reuter roto y demás lástimas, que han dado en citarse todas juntas en mi persona en este breve espacio de tiempo, he estado fuera de combate una semana y media.

La verdad es que es sorprendente como descoloca estar fuera de circulación una temporada. Porque cuando no estas enfermo, siempre dices, ¡quien pillara una baja ¡ pero cuando por imperativo legal te has de quedar en cama, eso ya es otra cosa.
Menos mal que tengo amigos que han estado ahí, que hasta me han traído caldito a casa y todo.

Pero la verdad es que es un poco raro eso de tener que quedarte en casa , “lo más aislado posible” según el médico, y sin poder hacer nada (de eso ya se encarga la fiebre). Con la de cosas que tienes en casa por hacer. Pues si, como no podía hacer nada me he dedicado a hacer listas de todo aquello que he de hacer en breve espacio de tiempo. Y como la Navidad está al caer, las listas han sido tipo “lista de regalos”, “lista de platos para Nochevieja”, “lista de amigos a los que este año ya no he de felicitar” (es broma) , “lista de la compra” , “lista de cenas pre-navideñas”, “lista de décimos de lotería”, etc

Es curioso, a mi esto de las listas me sirve para ordenarme la cabecita, luego a lo mejor ni vuelvo a consultar el papelito, pero como que ya ha hecho su función.
Yo soy muy de listas. Hago listas para todo. Manías. También me quedo tranquila porque se que es una de esos arrebatos que es común a mucha gente. Vamos que no soy un rarita.
He empezado una lista de los païses que me quedan por visitar. Llevo una gran desventaja , todavía me quedan más o menos 177.

1 comentario :

Teresa dijo...

Benvinguda al món de nou! Veig que la grip de la lletra que sigui no t'ha mermat energies i ja penses des de quin racó ens pot tornar a fer enveja... afortunada tu!!!