20 noviembre 2008

Mejor, no dejar huella


El otro día cayó en mis manos la entrevista que un diario nacional le hacia a la nueva Consellera de Justicia de la Generalitat Valenciana. Me llamó la atención un destacado en negrita (evidentemente no me leí la entrevista entera, no tenia ningún interés y mi tiempo es muy mío) que decía : “estoy aquí ( en la conselleria) para dejar huella”. Ese concepto casi atávico y ególatra de dejar huella me produce un rechazo mayúsculo. Lo siento pero no entiendo la manía que tiene mucha gente por dejar su huella en este mundo.

Debo ser yo muy rara avis , porque a mi lo que me apetece es pasar desapercibida, vivir como una hormiguita este nano-pellizco de vida que nos ha tocado en suerte y desaparecer sin hacer demasiado ruido. ¿Para que quiere la gente dejar huella? Me lo he preguntado mil veces.

Hay quien deja su huella simplemente dando la vida a otra persona (llámese ser padre/madre, llámese ser donante de sangre y/u órgano, llámese descubrir la vacuna contra la malaria) , ahí, sí que entiendo eso de dejar huella. Han hecho algo por alguien, de manera muy diferente, pero es una acción de amor en los tres casos, sin ningún tipo de vanagloria detrás. Y aquí hago una puntualización, si el médico que descubra esa vacuna presume de ello, bendito sea su narcisismo.
Pero no, la mayoría de la gente que quiere dejar huella tiene un propósito, quieren ser reconocidos por auténticas chorradas, que si no hicieran ellos harían los siguientes sentados en su mismo sillón.

¿Pero de verdad creen que detrás de sí dejan huella?
Yo os he puesto el ejemplo de esta consellera por ser la última vez que he oído esa frase, pero os juro que si prestáis atención a vuestro alrededor, aunque no sea con esos mismos términos, oiréis mencionar el mismo concepto.

Pues bien, allá ellos, yo procuraré caminar liviana. Casi sin rozar la tierra.

8 comentarios :

Boro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Boro dijo...

Estimada Pilar quanta raó que tens, el món seria d’un altra manera però que anem a fer, el planeta es ple d’orteres (recorda alló de ,para hombres que dejan huella)i així mos va.
Lo de perpetuar-se en un fill, es terrible perquè ahí estan les principals frustracions i desenganys.
Lo dels òrgans, no ho tinc molt clar , al meu poble , la tia Conxeta ”La Baguena” diu que no vol donar els ulls perquè a lo millor li fan falta a l’altre món. I jo com el del “xiste”.
Papa, papa, papa cuando te mueras darás los ojos al banco de ojos,( una y otra, y otra vez con la donación al banco de ojos, al final el padre ya harto le contesta), si hijo si, los ojos al banco de ojos y los huevos a flan Dhul.
*Que passes un bon dia, i tenim algo pendent. Baci cara.

Tiratabs dijo...

Enhorabuena Pilar por tu blog. Dicho esto Pilar, opino que al final todos tenemos algo de narcisistas. Otra cosa es que haya gente que sea capaz de darse cuenta que de ello, sabes que no te puedes sentir orgulloso y lo intentemos camuflar con modestia (o falsa modestia, que también los hay). ¿Qué, si no, es el ámbito bloggero? Un lugar donde dejar huella, para exhibirnos, para ser alagados... ¿Somos, o no, narcisistas?

Buen finde Pilar

natx dijo...

narciso se ahogó en el charco-espejo

Teresa dijo...

Moltes vegades et contestaria però em fa cosa ficar-me en el vostre cercle de bloggers-amics. Avui però vull deixar aquí, no se si emprempta, però si la meva opinió sobre el tema.
Fa anys en un enterrament va dir l capellà: ...Ha passat de puntetes per la vida... i vaig pensar: "que trist que ningú hagi notat que hi era". Fixa't que respectant la teva opinió, del fet de deixar petjada, com de tot, se'n pot fer diferents lectures. En el fons crec que tots deixem petjada en algú o en alguna cosa en aquesta vida, volent o sense voler i crec que no és dolent. L'amor propi i l'orgull en les dosis adequades són positius. I ni tu passes desapercebuda, pq sinó som aquí llegint-te i escribint-te? (Crec que el Tiratabs té raó)

german dijo...

i només si s'adonaren que només són uns administradors!

Txema Rico dijo...

...para huella mi cada vez más admirado Pedro Cavadas, la que deja él y la que, por supuesto, y he aquí la importancia, hace dejar a la gente que opera. El último un chico de Monóvar al que le hizo una operación digna del mismísmo Frankenstein...para cuando un "Príncipe de Austurias"? o un Nobel?...o me he pasao?

Pilar Llorca dijo...

Gracias a Tiratabs por dejarse caer por aquí, a Teresa por dejar constancia( no hi ha cap cercle de bloggers-amics, a més tu sempre seràs benvinguda, merci), a los habituales por no abandonarme, y a todos los pasais por aquí.
A veces es dificil explcarse en pocas lineas. Pero otro dia explicaré la diferencia y la correlación entre narcisismo y orgullo, por lo que respecta a esto de escribir en un blog y no mirarse el ombligo.