17 julio 2011

Vermut Morrofino

Mi amiga Verónica siempre dice que soy "morrofino", una manera cariñosa de, según tengo entendido, alabar lo que ella considera buen gusto en esto de los placeres de la vida, ya sea beber, comer, leer, viajar,...(continúen ustedes añadiendo infinitivos).

Bueno, pues hablando de placeres, a estas alturas no hay nada mejor que la hora del vermut en terrazas estivales, y/o en jardines con olor a jazmín, y aprovechando la ocasión os dejo una de las muchas maneras que hay de hacer un buen vermut. Yo, en honor a mi amiga, le he puesto por nombre, Vermut Morrofino.

Es muy fàcil, basicamente el preparado básico del vermut tradicional: en un vaso de vermouth, colocamos tres hielos, una piel de naranja, tres cuartas partes de vermut rojo, un mini-chorrito (visto y no visto) de ginebra, una cuarta parte de soda (a veces gaseosa si no hay más remedio) y un palillo con dos olivas.

Si el día es para celebración, o nota mayor, se puede cambiar el tradicional vermut por un cóctel de la misma familia pero con letras mayúsculas: el Negroni. El Negroni es un cóctel de mañana urbanita y estival, pongamos por caso en Roma o Lisboa. Un trago con los mismos ingredientes que el vermut , pero en diferente proporción (1/3 de cada líquido elemento) pero sin soda y con el añadido del Campari. Dicen las malas lenguas que las miradas de Audrey Herburn en Vaciones en Roma destilaban los Negroni que William Wyler le suministraba.

Parece ser que el vermut fue un invento de Hipócrates que puso a macerar en vino flores de ajenjo, y de ahí viene el nombre, del alemán wermut que significa ajenjo.

A vuestra salud.

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Collins, me has emocionado!!!!! pero, todavía, me emocionaría más si me lo preparas....... Pon fecha de tarde urbanita!!!
Un beso
Vero

Pilar Llorca dijo...

Todas las tardes desde ahora hasta el 19 de agosto son tuyas.

Anónimo dijo...

Y si el vermut es izagyrre reserva.. se te aparece paul newman dándote un masaje en los piés.. :-)

Que ganas de tomarme uno..

Fati