15 noviembre 2007

La mentira no dicha

Hoy voy a hablaros de dos conceptos básicos y sencillos, pero no por eso parecen estar claros. Bueno, perdón, yo lo tengo clarísimo, pero hay gente a la que le cuesta ver la diferencia , y también ver en que punto són la misma cosa. Me estoy refiriendo a la mentira y la ocultación.
Una cosa es mentir, y otra ocultar, es decir, no hacerlo público. Hasta aquí todo claro, lo que pasa es que cuando se tiene la firme voluntad de ocultar, con nucturnidad y alevosia, o a plena luz del dia, ya estamos mintiendo, ya hemos cruzado esa línea que hace de la ocultación una mentira no dicha, una mentira escondida. Pero no por eso deja de ser mentira.
En los tiempos que corren esta sociedad urbanita y "klinex" nos arroja la mayoria de la veces a una comunicación voraz, y mentimos muchas veces por facilitar ese nexo comunicativo entre pares. Y para hacerlo escojemos ese otro tipo de mentira, la de no decir, la de ocultar. Parece que si no sale de nuestros labios, quedamos impunes. Pues nada más lejos.
No se puede tener todo, querer todo, sin arriesgar nada. No se puede querer coger una manzana del arbol si no sueltas la cesta llena que llevas en las manos.