05 febrero 2012

Sufrimiento y goce

Estas Navidades el Banco de Sabadell lanzó una campaña publicitaria, donde parejas de famosos entablan breves conversaciones sobre la vida misma. En uno de esos anuncios Fernado Trueba, el director de cine, dice. “Esforzarse es disfrutar. Es como el escalador que sube a una montaña. Dices: no es sufrir. No. Es placer, lo ha elegido él. Es duro, va a pasar frío, va a tener accidentes, pero disfruta”. A esto le responde Pep Guardiola, entrenador del Barça (por si hay alguien que no sabe quien es este estupendo señor) : “Estoy de acuerdo. Yo creo que encontrar lo que te gusta es la esencia de todo”. Bien, pues a raíz de esta lacónica y ontológica conversación, he reflexionado un rato. ( esto de reflexionar va bien para reordenar ideas, y activar neuronas atascadas por el parón del fin de semana, probarlo) . Como decía, me ha hecho pensar sobre si las personas hacemos realmente lo que nos gusta, si verdaderamente disfrutamos con ello. Evidentemente sólo unos pocos privilegiados podrán responder afirmativamente sin colocar “peros” o añadir matizaciones. Y es una pena. Porque pasados los cuarenta, uno ya debe tener claro cual es la escala de valores elegida y el grado de satisfacción que nos aporta cada persona, cada afición, cada trabajo….Y no, no se trata de poner un “Me gusta” o un ya no me gusta en la entrada del Facebook. En la vida, en la perra vida que diría una amiga mía, los gustos hay que defenderlos. Creo que en todo esto la comparación del sufrimiento y el goce de subir una montaña viene que ni pintada. Y si esto se aplica a la vida personal tiene una lectura clara: en la vida hay que elegir el camino, un camino, que por muy duro que sea, por mucho esfuerzo que nos exija, nos llevará a la satisfacción. Lo otro es agonizar lentamente, con la perspectiva borrada por el vaho, en ese espejo que es nuestro futuro.

2 comentarios :

Laura T. Marcel dijo...

Doncs sí, així és la vida. Però fins s'extrapola a que en la vida no tries només un camí, sinó que en vius diversos al mateix temps i no sempre són tots dolents ni tots bons, així vas compensant una mica i suportant-la en un "fictici" equilibri. Que potser qui està molt bé a la feina, està fatal amb la parella, o potser regular amb els amics, o qualsevol altre combinació entre aquests factors i altres que intervenen en les nostres molt complicades vides. I així ballem amb les satisfaccions i les agonies lentes....

Pilar Llorca dijo...

M'encanta la teua reflexió. Així és la vida. Continuarem fent equilibri sobre la corda fluixa. Besets wuapa.