20 marzo 2011

Aguirre, el magnifico, de Manuel Vicent


Cada domingo acabo de leer el periódico con la columna de Manuel Vicent. Me gusta los temas que toca, y como escribe. Y también en alguna ocasión he sido lectora de sus novelas (Jardín de Villa Valeria, Tranvía a la Malvarrosa, Son de mar, o La novia de Matisse). Ahora acabo de leer su último trabajo publicado, Aguirre, el magnífico. El personaje del último Duque de Alba me seducía bastante como para leer esta historia y si encima era Manuel Vicent el autor, pues no iba a decir que no.

Y no me arrepiento. Me ha parecido que estaba leyendo uno de sus artículos de contraportada del diario El País, solo que más largo (aunque se hace corto), pero igual de entretenido e interesante. Un cuadro donde se describe un personaje totalmente singular, al menos para mi, el cura-intelectual-duque, Jesús Aguirre. Un doctor en Teología, conocedor de la Escuela de Fráncfort, director de la editorial Taurus y sobre todo duque consorte de Alba.

En las primeras páginas del libro Vicent relata cómo nace esta novela, como fue nombrado biógrafo oficial de Jesús Aguirre ante la presencia del rey Juan Carlos en una cena del premio Cervantes. En aquel momento, Aguirre se abrió paso entre la multitud se acercó al monarca, se adelantó con Manuel Vicent y le dijo: “le presento a mi futuro biógrafo” y el Rey le respondió: “Coño, Jesús, pues como lo cuentes todo, vas aviado”.

Hoy, el mismo periódico donde escribe Manuel Vicent, le ha dejado espacio para que la Duquesa de Alba, dolida por la novela, escriba un artículo para desagraviar la persona de Aguirre. Tal vez la Duquesa, no se si por no ser lectora de Manuel Vicent, no ha conectado con la sugerente y provocadora manera de presentar todo el material biográfico de Jesús Aguirre. Poco importa si es una ficción novelada o una biografía con alas. El que esta claro es que es realismo puro, con su dosis de chimes, y sus datos de historia del momento. Un relato que respira frescura y viveza, tal vez porque es el mismo autor quien en primera persona va haciendo un ejercicio de memoria. Manuel Vicent, que entonces trabajaba en Madrid como periodista para Hermano Lobo y Triunfo, logra presentarnos el consorte más extravagante y singular de una Duquesa de Alba.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo, pero tenemos que intercambiar los libros!!!!

Pilar Llorca dijo...

Ok. Estoy de acuerdo en que debemos tener desacuerdos. Yo necesito un libro yaaa. ¿Que me ofreces?