02 junio 2009

La Salander a la gran pantalla



Lisbeth Salander ,la heroina de “Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres” salta de las páginas del libro a la gran pantalla. En dos ocasiones he dejado en este espacio mi clara adicción hacia esta saga de novelas, de la que la Salander es la protogonista, por eso estaba impaciente por ver la película. Supongo que a muchos os pasa como a mi, que siempre que leemos un libro que es llevado después a la pantalla nos intriga ver si aquello que imaginamos tiene algo que ver con lo que otra persona ha materializado, digamos en "carne y hueso" cinematografico.

Para mi ha sido una sorpresa descubrir el rostro de Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander respectivamente. A Mikael me lo imaginaba un poco más mayor y más "resabido". pero ella está tal y como yo la imaginé, tal y como nos la presentaba el desaparecido Stieg Larsson en el libro. Le da vida Noomi Rapace, practicamente solo conocida por el público sueco, que se metamorfosea hasta lo insospechado en Lisbeth. Es la nueva reina de Suecia. Y que decir tiene que desplaza a su compañero de reparto, un Mikael Blomkvist al que le falta el nervio periodístico y el punto golfo que sí tiene en el personaje creado por Larsson. Lo que si se nota es una falta total de química entre los dos,algo que es esencial en los dos libros por ahora publicados ( el dia 18 , el tercero a la venta).

A la película le sobra metraje, dos horas y media, y le falta emoción y ritmo. Pero el que va a verla despues de leer el libro, está más pendiente de ver la "puesta en escena" que la historia, que ya conoce, y por ahí se salva.

Para los que no habeis leido el libro, gran error, os dejo la sinopsis de la peli para que os hagais una idea de qe va esta historia:

Harriet desapareció hace cuarenta años, un tiempo en el que ni la policía ni su tío Henrik, a pesar de contar con recursos prácticamente ilimitados derivados de su fortuna, han logrado descubrir una sola pista de su paradero. Y ahora, cuatro décadas después, el anciano recurre a los servicios de un periodista de dudosa reputación, Mikael Blomkvist, a tan sólo seis meses de que ingrese en prisión por difamar contra un poderoso empresario. Pero no lo hace porque confíe en sus dotes detectivescas, sino a instancias del consejo que su abogado recibe de una joven hacker, Lisbeth Salander, que a sus 24 años necesita un tutor legal que administre sus bienes por algún oscuro episodio del pasado.

También és una lástima que se pierda en el filme esa "toque de atención" contra la misoginia, la violencia de género y el abuso de poder.

PD : En la pelí comprobé que mi pronunciación en sueco deja mucho que desear.

1 comentario :

BORO. dijo...

A mi a parte de la metamorfosis del personaje, lo que mas me gusto "muy mucho", es la justicia por su propia mano con su tutor, la escena es para un oscar.
Ah! y la documentacion de luz y color de los 60.